En toda mudanza es preciso tener en cuenta, hasta el más mínimo detalle. En la distribución de tu traslado, no solo tenemos que reflexionar sobre qué cosas vamos a empaquetar y cómo llevarlo a cabo, sino también qué cosas debes excluir de tu mudanza por causas operativas y de protección.

Cuestión de seguridad

Por lo general es recomendable descartar ciertas mercancías que por complicaciones operativas y de protección son potencialmente dañinas o complejas de trasladar durante la mudanza.

  • Elementos que invaden mucho espacio y son fáciles de reponer: si se confiere de productos de bajo precio y puedes comprar en tu nuevo domicilio, ¿no es mejor así que enviarlo?
  • Elementos complicados de transportar: a causa de contener componentes perjudiciales o que precisan un trato específico para su transporte, como puede ser el caso de: productos inflamables, combustible o

Si tienes dudas al respecto de que puedes embalar y que no, ponte en contacto con la empresa de mudanzas que has contratado y te resolverán todas las preguntas. De igual manera en este post te te mostramos un listado con los objetos básicos que debes descartar en tu mudanza, de esa forma te evitarás un esfuerzo innecesario y garantizarás la protección durante el traslado.

  • Armas de fuego: Evita sustos e imprevistos. Un arma de fuego en cualquier cosa debe transportarse en el interior de su funda, absolutamente descargada. Teniendo el cargador a parte y apartado, sin disponer de ningún cartucho. Además, deberá ir acompañada de su licencia necesaria y su tipificación.
  • Alimentos: Lo correcto es organizarte para poder consumirlos al menos un dia antes de empezar con el traslado. La comida precisa estar en frío, cosa que un camión de mudanza es todo lo contrario, por lo que si vamos a realizar un viaje especialmente largo los alimentos pueden deteriorarse, inclusive generar malos olores en cuestión de poco tiempo. En el caso de que tengas que transportar algún alimento, recuerda que lo mejor es llevarlos en un apartado diferente, localizables y siempre en una nevera portátil.
  • Productos de limpieza: Habitualmente los artículos de limpieza están abiertos, con lo que conlleva un gran peligro de derramarse y esparcirse. En este aspecto, el bajo precio de estos artículos hace que sea más adecuado comprarlos cuando te asientes en tu nueva casa.
  • Bombona de gas butano: Implican un peligro innecesario en cualquier transporte. Presentan un peso relevante e incómodo de trasladar. Las bombonas no son buenos acompañantes de paseo a causa a que pueden llegar a ser inseguras (hasta pueden llegar a estallar si recibe un impacto destacado durante la mudanza).
  • Pinturas, barnices y aerosoles: Son mercancías en gran medida inflamables que pueden resultar desastrosas en la mudanza.

Estos son algunas pautas de los elementos que es mejor no incorporar en una mudanza.

Prever nunca sobra y el triunfo de tu mudanza es cosa de una buena planificación